las facciones

Supervivientes

Aún vives… por el momento. No te han mordido y esperas mantenerte así. Tienes suerte. Seguro has perdido amigos y familiares desde que empezó todo esto del apocalipsis. O afortunadamente tienes habilidades innatas para la supervivencia. Sabes cuando luchar y cuando huir, y puedes conseguir comida y otras cosas necesarias para ir manteniéndote en pie. Puedes ir en solitario o formar parte de un grupo de supervivientes. Has hecho nuevos amigos y compañeros, has perdido otros. Cada día es un infierno y todo se sigue yendo al carajo… pero es lo que hay. ¿Hasta cuándo? Solo tú lo sabrás.

Zombies

Mala suerte … o no. Te han mordido, te han infectado, has dejado de ser tú. No vives. Tu corazón no late y tu cerebro no piensa. Tu sangre esta coagulada y todos tus fluidos ya no son líquidos. Solo tienes hambre. Es lo único que te mueve. Hueles la carne humana a cientos de metros, los oyes respirar. No necesitas comer, los alimentos no se mueven en tu interior, simplemente muerdes, destrozas, despedazas con tu boca la piel y los músculos de otros, tragando sin ningún motivo. Eres un monstruo. Un asesino. No distingues conocidos de desconocidos y posiblemente has acabado con amigos y familiares sin darte cuenta. Eres parte de la plaga que asola el mundo. Y mientras quede alguien como tú, la humanidad estará en guerra.

Ejército

Aún quedan unidades operativas dispuestas a defender a la población de ataques Z. Aparecen en focos pequeños y protegen a la población. Héroes anónimos que hacen su trabajo y dan sus vidas por desconocidos. Forman bases y campamentos donde cuidar y examinar a la población, exterminan a los zombies y limpian la zona para asegurarse que no haya una segunda infección. Esperemos que sigan en ese camino, pues han salvado miles de vidas y que nunca nos vayan a faltar, o estaremos solos contra esas horrendas bestias y quienes están detrás de ellas.

Los que no se ensucian las manos de sangre

Poderosos grupos económicos, reconocidos laboratorios de genética, políticos con intereses propios, crimen organizado, sectas, medios, grupos de activistas. Todos, de una u otra forma han intervenido para que esto sea o no una catástrofe. Pero nunca se les ve, nunca se les detecta. Son el perfecto depredador, que espera ahí a que otros hagan el trabajo sucio por ellos. No atacan mordiendo o rasgando. Atacan con la distracción, extendiendo cortinas de humo, culpándose unos a otros para saber que detrás hay menos responsables de lo que parece. Tú, eres solo un títere de carne, sangre y vísceras para ellos. Tu anonimato es tu única defensa.